martes, 14 de abril de 2009

CINE POBRE: COMENZÓ EN CUBA FESTIVAL DE GIBARA

Por Monica Uriel

El Festival internacional del cine pobre de Humberto Solás es un certamen sin alfombras rojas que convierte a partir de hoy a la ciudad cubana de Gibara en una fiesta cultural. El personaje Mariah Shells (María Caracoles), participante en el desfile inaugural desde hace tres años, es "la antítesis de las modelos occidentales glamourosas y representa a la mujer cubana tradicional, con rulos, pantalones apretados y que limpia la casa".

Así lo describe su creadora, Nadia María García Porras, de 30 años, llegada desde La Habana, que desfiló este año con rulos confeccionados con papel higiénico que formaban la bandera cubana, traje muy comentado por las mujeres de Gibara. "Mi personaje está en la sintonía del festival. Aquí organizo pasarelas con muchachas normales que les gusta lucir", cuenta a ANSA.

El festival arranco esté lunes con el ya tradicional desfile inaugural por Gibara (17.000 habitantes, a casi 800 kilómetros al este de La Habana) en el que todo el pueblo sale a la calle para ver pasar a los participantes del certamen a ritmo de "Ocho y medio" de Federico Fellini.

"El festival quiere mantener el rigor y la seriedad pero en un marco informal. No buscamos las estrellas, la foto o la alfrombra roja. Tratamos que agrupe a personas interesantes y que se aborden temas serios", declara a ANSA su director, Sergio Benvenuto, sobrino de Solás, fallecido hace siete meses.

Tras el desfile y un espectáculo de fuegos artificiales, el Cine Jibá, el único de Gibara, abrió sus puertas para todos los que quisieran asistir a la inauguración y proyección de Un día de noviembre (1972), de Solás.

El público que abarrotaba la sala ovacionó con un largo aplauso a Solás cuando la presentadora, la actriz cubana Luisa María Jiménez (Barrio Cuba ) dijo de él que "puso sus sueños en este pueblo perdido que ha vuelto a la vida".

Durante la inauguración, el italiano Vando Martinelli, en Cuba desde hace 40 años, recibió un premio honorífico por "haber sido el primer auspiciante que puso dinero y que creyó en este proyecto", hace siete años, dijo Benvenuto.

"Nuestra idea fue hacer de Gibara una fiesta cultural, con circo, músicos, pintores y queremos incluir ahora a premios nacionales de literatura. El próximo año vendrá Reinaldo González", cuenta Martinelli.

Alberto Mora, arquitecto de la Oficina de conservación de la ciudad, define al festival como "una auténtica fiesta, no es para gente con ciertas inquietudes intelectuales sino que es un festival del pueblo y mucho más que un festival de cine".

"La ciudad trabaja el año entero para prepararse para el festival", añade Mora, destacando que tiene un impacto mayor que las fiestas populares. Gibara fue muy próspera en el siglo XIX gracias a su puerto, pero al construirse a principios del siglo XX puertos cercanos de mayor calado perdió su poderío económico y la ciudad, de acceso difícil, "quedó detenida en el tiempo y sus habitantes también".

"Solás sacó a Gibara a la luz y la dio a conocer a Cuba y el mundo. El festival ha supuesto volver a los años de esplendor de cuando llegaban las cosas por el puerto. Ahora con el festival llega lo último a nivel cultural", cuenta.

Participan en esta edición músicos como Carlos Varela, Raúl Paz, X Alfonso y el grupo Síntesis, y una decena de artistas que exponen sus obras, entre ellos el británico Peter Nadin y el cubano Osneldo García, muchos de los cuales las donan a Gibara. El festival, que se prolonga hasta el día 19.

Fuente: ANSA, 14 de abril de 2009, GIBARA (HOLGUIN, CUBA)