martes, 7 de abril de 2009

Había una vez un pueblo y un Festival…


Por Rafael Grillo

¿Cómo trasmitir la pasión hacia una ciudad y su gente? Sí, cómo hacerlo sin desbordarse, sin que la empatía clausure la presunta objetividad del cineasta, del que está tras la cámara con la misión de registrar, documentar, atemperar, equilibrar, sacar de una realidad las aristas más amplias… ¿Cómo?
¿Y cómo referirse a una criatura, en este caso un evento, un Festival, cuyo transcurrir en el tiempo lo convierte en un “proceso”, en un ser en evolución y crecimiento, de tribulaciones y tanteos, como toda criatura viva? Cómo…
Pues ni modo, que a veces no puede cumplirse eso de la “distancia” y la asepsia, que no hay peor cosa que creerse uno que puede ser juez y parte. Y entonces, no queda otra que dejar hablar al sentimiento y la responsabilidad con esos seres queridos: la ciudad y su gente, el Festival…

Luego, Carlos Barba ha hecho lo que debe, lo que puede y lo que quiere. Gibara, ciudad abierta es una entrega de amor, un regalo de compromiso. Es la historia de cómo un Festival de Cine cambió la cara de un pueblo, de su gente, de cómo colocó en el mapa del mundo una localidad remota del “interior” de Cuba y de cómo plantó una sonrisa de satisfacción, de orgullo consigo mismos, en el rostro de sus habitantes. También, es el cuento de las huellas que deja en el interior de los seres humanos el encuentro con la “Cultura”. Cultura que no es el distante edificio del saber o la sensibilidad privilegiada, sino la que se mezcla con las tradiciones y las costumbres propias, la que integra la grandeza de las artes con la vida cotidiana de cada uno.

Gibara, ciudad abierta es, además, el relato con moraleja de cómo “aunque se empiece en chiquito siempre hay que pensar en grande”. Lo sabía Humberto cuando planeó su Festival y lo plantó en un pueblo lejano, pero dándole visos de universalidad, de escala planetaria; y sobre todo, captando en el aire las esencias del “cine que vendrá”. El Festival de Cine Pobre nació con un concepto claro y una clara concepción hacia delante.

Así nos lo describe Carlos Barba en su documental. Que es un hecho modesto, un ejercicio sin pretensiones de adelantarse con su “estética” a un suceso de por sí nada pobre, y sí bastante rico en enseñanzas y en corazón.

Gibara, ciudad abierta es el documental que ya merecían el Festival Internacional de Cine Pobre, el esfuerzo creador de Humberto Solás y la hospitalaria y hermosa comunidad de Gibara. Es el primer documento-documental que cuenta en imágenes esa historia. Es la primera obra que se habrá de mencionar cuando alguien, de un futuro no muy distante, comience como empiezan todos los buenos cuentos: “Había una vez un pueblo pequeño llamado Gibara que tenía un gran Festival, nombrado del Cine Pobre…”

La Habana, 7 de abril de 2009.
(Fotograma del documental Gibara ciudad abierta, de Carlos Barba)


CON CARLOS BARBA EN LA CIUDAD ABIERTA

Por Rafael Grillo
Cine Pobre Hoy, Diario No 4, del VI Festival Internacional del Cine Pobre
17 de abril de 2008

Como Roma en la película de Roberto Rosellini, Gibara es ciudad abierta desde hace seis años en que se inició en ella la aventura del Cine Pobre. Alguien que ha estado muy cerca de esa movida desde la arrancada es el realizador Carlos Barba. Por ello, cuando a Sergio Benvenuto se le ocurrió que había llegado la hora de hacer un documental sobre la historia del evento y su entorno deslumbrante, nadie mejor que Barba porque como él mismo confiesa:

“ Lo mío con el Cine Pobre ya es crónico. Emocionalmente, ese proyecto me tocaba a mí, porque mi acercamiento al cine comenzó justo con una tesis sobre El siglo de las luces, y luego continuó con una serie de documentales dedicados a la obra de Humberto Solás y al cine cubano en general. Además, yo había participado en las ediciones anteriores del Festival y trabajado como asistente de dirección en Adela y Barrio Cuba, las dos últimas cintas de Humberto”.

Hoy, vísperas de que Gibara ciudad abierta tenga su estreno mundial a cielo abierto y que será presentado por el actor Mario Limonta sobre la plaza Da Silva, a las 7:45 p.m., oigamos a Carlos Barba hablar de su obra:

“Quise representar qué es Gibara para mi. Que además de mar, loma y gente maravillosa, es también Humberto, porque él la descubrió para el cine en Lucía y la retomó en Miel para Oshún, que es la película fundacional del movimiento del Cine Pobre. Fue una coproducción con el ICAIC y el Festival del Cine Pobre, que filmamos el año pasado, durante la quinta edición, con un reducido equipo de personas, como corresponde a un cine de bajo presupuesto. Yo quería que el documental no fuera un resumen de todos los años, además, sería imposible, es como verter todo el agua del mar en una botella; preferí sugerir cosas, sucesos, emociones... En todo este tiempo de Festival se ha hecho mucho y se ha hecho de verdad, por lo tanto no se podría incluir todo en los minutos de metraje y yo trabajé con libertad en ese sentido y quise darle otro vuelo: de poder comenzar el documental, por ejemplo, con la tristeza de un día gris y lluvioso y de pronto que irrumpiera el color, el himno de Gibara, las antorchas, en el momento del desfile inaugural. Es una obra que más allá de los testimonios o las presencias, es mi regalo personal a un proyecto que quiero entrañablemente y que ví nacer, de modo que los protagonistas son las personas del lugar y toda la gente del cine que ha acompañado y confiado en el evento. Fue muy lindo escuchar la voz de Humberto cuando me llamó por teléfono y pasó a relatarme su primera reacción cuando vio este documental. Conté con Rafael Solís y Yamil Santana en la dirección de fotografía; la edición de Ramón Ramos y la música fabulosa de Esteban Puebla".

Por más de una razón, el joven realizador vuelve a ser figura destacada en estos días del VI Festival. También, dentro del homenaje al realizador Enrique Pineda Barnet, se verá el viernes en la sala Jibá, su Canción para Rachel; un documental que rememora a La bella del Alhambra, y que nos traerá de nuevo a Beatriz Valdés, su actriz principal en un rol inolvidable, junto a otras voces y rostros de los actores y realizadores de una película que clasifica entre lo mejor del musical en la historia entera del cine cubano.

Aunque Carlos Barba estudió Filología Hispánica, siempre estuvo enamorado del cine. Hasta intentó ser actor, pero fue rechazado en una prueba de aptitud por la gran Raquel Revuelta, la misma actriz, que años después lo tuvo delante cuando él filmaba su Memorias de Lucía, un documental sobre la célebre película de Solás. Entonces, ambos coincidieron en que, después de todo, las cosas habían salido bien y el joven estaba hoy donde debía estar: detrás de la cámara. Como para reafirmar que la vida puede ser justa y terminar retribuyendo a la pasión si esta es verdadera.

No solo Carlos Barba hace documentales como reverencia al pasado del cine cubano, sino que ya está tramando para el futuro historias propias. Tiene en mente un corto de ficción y escribe un largometraje. Tal vez el estreno de esas obras, ocurra también en la ciudad abierta.


GIBARA CIUDAD ABIERTA

Por Enrique Pineda Barnet
Cineasta cubano
Premio Nacional de Cine 2006

"Sí me dió rubor ver en la pantalla las palabras elogiosas de Humberto hacia La Bella del Alhambra, me emocionó además su comprensión y su solidaridad. El documental es un canto a Gibara, un canto a la obra de Humberto Solás, y un canto a la vida, a la poesía, a la belleza y la alegría. Pero es al mismo tiempo, en su vida submarina, un presagio dramático de un destino fatal que con la furia destructiva de la envidia a tanta felicidad. Verlo nuevamente, sin embargo, no constituye tristeza, su música dramática y de una amorosa nostalgia, su imagen estallante de luz y alegría, nos impulsa a luchar por reconstruir, levantar, alzar, vencer los atavismos hasta lograr, en honor a Humberto y a los hombres que durante su historia de riesgos marineros, vuelven a sacudir las alas de oscuras cenizas para alzar una y otra vez el vuelo gozando la gloria permanente de la resurrección".

La Habana, miércoles, 1 octubre, 2008


Gibara, ciudad abierta, tendrá su estreno en la Televisión Cubana, el domingo 12 de abril de 2009, a las 9:30 p.m., por el canal Educativo 2, en el espacio De cierta manera, que conduce el crítico e investigador Luciano Castillo.






FICHA TECNICA

Doc. 2008 38 minutos.
Productora: ICAIC-FICP


Guión: Carlos Barba
Dirección: Carlos Barba
Producción General: Francisco Álvarez y Aldo Benvenuto Solás
Dirección de Fotografía: Carlos Rafael Solís y Yamil Santana
Edición: Ramón Ramos
Música original: Esteban Puebla
Sonido: Elpidio Dranguet, Boris Trueba
Productor asistente: Roberto Viña
Asistente de dirección: Isabel Santos


Sinopsis
Gibara es paisaje y nostalgia, mar y lomas. Los más inusitados y famosos rincones de la villa son revelados en este documental, oda a la belleza de un enclave y también reportaje sobre un festival de cine que ha rebasado los marcos de lo audiovisual, a la altura de su quinto aniversario.

Afiche: Ricardo Arrufat

Algunos comentarios sobre el documental Gibara ciudad abierta

"Carlitos:
¡me encantó y particularmente me emocionó mucho!
No soy el más objetivo, pero si doy fe que has captado mucho en ese documental que se te va volando y te deja con ganas.
Mis felicitaciones!!!
Se lo llevo a Humberto ahora mismo...
Para colmo es lujoso...
besos,
Sergio"

(Sergio Benvenuto Solás, director del Festival Internacional del Cine Pobre de Gibara. La Habana)
___

"Me gustó mucho el fragmento inicial que vi en youtube, la música es de culto, cuelga el documental completo, amigo, para escribir sobre el". Felicidades.

(Richard Becerra, actor y cineasta, Santiago de Compostela)
___

Del blog Cine cubano la Pupila insomne, de Juan Antonio García Borrero:

Alina González Pereira — 05-04-2009 - 17:57:53 GMT 1

"Un gran documental este Gibara ciudad abierta, felicidades a su realizador y equipo de producción, pues recoge en pocos minutos lo que verdaderamente se convierte Gibara en los dias de festival de cine pobre. Primero es gris y opaco, más tarde es luz, color y Solás".

Rubén T. Mayo — 20-04-2009 - 17:39:53 GMT 1

"VI Gibara, ciudad abierta, de Carlos Barba y es una verdadera joya como documental, que frescura y que alegría reconocer a un Humberto antidogmático, cercano, joven. Yo siempre lo visualizaba fuerte, severo, aunque adoro sus filmes. Pero esta pelicula documental lo presenta tal como es, se siente el Humberto de sus filmes, sencillo, preocupado por la memoria visual del país. Gracias".

___

(1)- "TODAVÍA ES TIEMPO DE IR A VERLO AL MIRADOR.
AUN ES TEMPRANO -O TARDE- PARA MORIR.
PARA VOLVER CASADO O POR CAZAR.
LA NUEVA PELÍCULA ESTÁ POR COMENZAR

BESOS ENRIQUE"

(2)- "ESTOY VIENDO AHORA MISMO, CARLITOS, POR LA TELEVISIÓN GIBARA CIUDAD ABIERTA, BELLA IMAGEN DE ESTA RESURRECCIÓN, EN LA FLOTA DE BOTES VACÍOS, SE ADIVINAN REMEROS QUE AGUARDAN EN SIESTA APARENTE, AL LLAMADO DE ANDRO DISPUESTO A LANZAR LA PRIMERA CARNADA.

NO SE MUEVAN, AGUARDEN...FALTA POCO AL INSTANTE EN QUE LOS PECES SALTARÁN A CANTAR.

FELICIDADES
ENRIQUE"

(Enrique Pineda Barnet, cineasta, Premio Nacional de Cine 2006, La Habana)
___

"Me vi en tu canal de You Tube el documental de Jacqueline, La Otra Sofía y un fragmento de Gibara ciudad abierta. Me emocionó mucho el recibimiento y el cariño del pueblo hacia Humberto. Yo quisiera recuperar Pequeña crónica, pues aparezco muy jovencita. (…) Buen trabajo Gibara ciudad abierta, emociona.
Cariños desde Sta Mónica.
Rosa Ileana".

Rosa Ileana Boudet, escritora e investigadora teatral, Santa Mónica, California.
___

"(…) Cuando a las 11.20 pm comenzó tu documental quedaba poco tiempo de cinta, logré grabar gran parte y cambié el casette sin poder evitar perder parte de declaraciones de Humberto, de Adela Legrá y algo de Isabel Santos, es una lástima, después de tanto esfuerzo y habiendo comprobado que lo mejor que me pudo ocurrir anoche fue que no me diera ganas de dormir, después de esto concilié el sueño, había disfrutado de una verdadera obra de arte. Nunca antes vi nada sobre este tema, habrá que citar y consultar esta realización cuando se trate de hacer la historia del Festival de Cine Pobre y cuando de Gibara se hable. Felicidades amigo".

(Ramón Álvarez, director Ateneo Cultural "Bravo Correoso" Santiago de Cuba)