viernes, 15 de mayo de 2009

Se estrena este 21 de mayo "La Anunciación"

LA ANUNCIACIÓN DE ENRIQUE PINEDA BARNET
Por Ángela Oramas Camero

He quedado impresionada y con las emociones revueltas después de ver el filme La Anunciación, bello y desgarrador, del realizador Enrique Pineda Barnet en el monitor de su computadora, días después de haber obtenido el Gran Premio a la Mejor Maqueta para un Largometraje de Ficción en el VII Festival de Cine Pobre Humberto Solás, celebrado en Gibara, Holguín, a 800 kilómetros de La Habana.

Aunque no soy crítica de cine, desde mi butaca de espectadora me atrevo anunciar que La anunciación tiene tela por donde cortar y sin dudas digo que esta película despertará disímiles comentarios de especialistas, pero sobre todo de los cinéfilos cubanos al tratar el tema tan sensible de la emigración. La cinta atrapa desde los inicios cuando se conjugan casi en perfecta armonía la música y la fotografía, durante un amanecer en La Habana batida por las olas que se estrellan en el muro del Malecón y se escucha el cantío de un gallo. He ahí donde también comienza las anunciaciones de nostalgias y encrucijadas de una familia que sufre la separación.

Sobra hablar de la excelente actuación del elenco de la película. Ninguno de los protagonistas ha puesto la nota discordante. Cada uno se desenvuelve como pez en el agua, en admirable dominio de la profesión y en la sorprendente naturalidad de los papeles asumidos; a tal punto que el espectador llega a identificarlos con sus conocidos del barrio sufriendo conflictos similares. De ahí, quizás, el sentimiento que pueda embargar a un público conocedor de vivencias, tragedias y añoranzas de la contemporaneidad.

El reparto lo componen Verónica Lynn (la madre espiritista Amalia); Héctor Noas (el hijo mayor, Ricardo), Bronselianda Hernández (la hija que reside en USA, Margarita); Ismael de Diego (el buscavida y cantautor de Mayito); Roberto Díaz (el niño Cristóbal), y Enrique Pineda (Octavio, el fallecido padre). Ellos representan a la familia reunida en la llamada esquina de La Rosa de los Vientos, precisamente donde está el edificio más viejo de 23 y 12, próximo al mar, el Cementerio de Colón, el río Almendares y el corazón de La Habana. El apartamento de la cita para leer el Testamento de Moral legado por Octavio, se halla en el último piso de la mencionada vivienda.

Por encima de difíciles circunstancias que atraviese una familia, siempre habrá ocasión para rescatar el lazo del amor filial, así lo advierte el filme en su parte final, con el documento escrito por Octavio, y la puesta en práctica del nieto cuando abre la ventana del dividido hogar para dejar entrar el sol y lanzar multiplicado en añicos un papel, quizás el testamento que llama a la honestidad de amarse sin rencores, prejuicios o diferencias de ideas y que gracias a la inocencia del niño Cristóbal será preservado.

La dirección y el guión se corresponde con el talento de Enrique Pineda Barnet Asimismo, los diálogos se desarrollan oportunamente y concebidos con inteligencia y sabiduría. Y por eso, cuando la palabra no es necesaria utilizarla, aparecen la música y la fotografía imponiendo un lenguaje estremecedor en aras del mensaje sublimar. Tal vez resulte un filme largo, pero vale la pena el regodeo de situaciones que imagino con un propósito necesario, el de no olvidar lecciones ni idiosincrasia que hagan dañar importantes raíces del árbol genealógico.

El mensaje del creador es diáfano: Ámense sobre las diferencias, pues no hay mayor amparo que nosotros mismos.

Fuente: CUBARTE



LA ANUNCIACIÓN: UNA PELÍCULA CUBANA CONMOVEDORA
Por Isaac Zamora Suárez

La Anunciación, de Enrique Pineda Barnet, ganadora reciente del Gran Premio del Festival Internacional de Cine Pobre de Gibara, conmueve y atrae porque recoge una historia de ficción que parece tomada de la cotidianidad cubana.

Amalia, anciana espiritista, acaba de enviudar. Vive con Cristóbal, su nieto de ocho años, y su hijo menor, Mayito, en el último apartamento del último piso del más viejo edificio ubicado en la más vieja esquina del capitalino barrio del Vedado.

Bajo la interpretación de la actriz Verónica Lynn, Héctor Noas, Broselianda Hernández e Ismael Diego, entre otros, el filme cuenta los conflictos de una familia cubana separada, con un hijo residente en Estados Unidos, otro que es un buscavidas habanero y el último, humilde y trabajador, reside en el interior del país.

Amalia (Verónica Lynn) convoca a la familia para darle a conocer el testamento moral de su esposo, el recientemente difunto Octavio.

En opinión del cineasta Barnet -primera película que produce en los últimos 20 años- el mensaje de trasfondo del filme es su insistencia en que "todos se amen por encima de las diferencias porque no hay mayor amparo que nosotros mismos".

Para Verónica Lynn, la Anunciación está cargada de simbolismos, de guiños ocultos, de lecturas intratextuales que permiten disfrutar de una obra emotiva, en un ambiente sobrecogedor, de mucha actualidad.

El reencuentro familiar en la película reanima viejas diferencias, pero pone las cartas sobre la mesa a favor de una posible reconciliación, destacó el actor Ismael de Diego.

Amalia, fiel creyente, sin embargo, adultera el legado paterno en función de un supuesto elemento reunificador, pero al convocar al espíritu del muerto, este se expresa por medio del nieto para revelar la existencia de un documento legítimo que nadie en la familia conoce.

Todos se disponen a conocer el testamento moral del padre con el propósito de acatarlo, pero el niño Cristóbal que ocultamente ha capturado el documento gracias a la revelación del abuelo, lo esconde y lo preserva.

La Anunciación se estrena a partir del próximo 21 en los circuitos cinematográficos de esta capital.

Enrique Pineda Barnet, director, escritor, guionista, ha dirigido varios de los filmes más importante del país, entre los que destaca La Bella del Alhambra, un acontecimiento cultural en esta isla, con 42 premios internacionales como El Goya 1990 a la Mejor Película extranjera de habla hispana.

La Bella del Alhambra fue también preseleccionada para el Oscar a la mejor película extranjera en 1990.

El corto de arte Cosmorama, del propio Barnet, está considerado precursor del Movimiento de Vidceoarte Contemporáneo, según la curaduría de Cinéticos, Museo de Arte Reina Sofía de Madrid, en marzo del 2007.

Fuente: Prensa Latina