jueves, 24 de noviembre de 2011

HUMBERTO EN LA MEMORIA

Carlos Barba, Humberto Solás y Ana Domínguez durante el rodaje del filme "Barrio Cuba", de H. Solás. (Foto: Felipe Borrego)

Por Joanna Pérez Vidal

Para los meses de noviembre y diciembre la Cinemateca de Cuba ha programado “En los 70 años de Humberto Solás, sus filmes favoritos”, muestra que celebra las siete décadas del desaparecido Premio Nacional de Cine, nacido el 4 de diciembre de 1941. Estructurada en dos partes, esta selección se realizará primero entre el 24 y el 28 de noviembre y luego del 22 y al 28 de diciembre porque, como es conocido, la sala Charles Chaplin acogerá la edición 33 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano que, a propósito, también ofrecerá un homenaje al director cubano con la proyección de sus tres entregas de El siglo de las luces, cinta basada en la obra homónima de Alejo Carpentier.

Generalmente los homenajes de este tipo proponen la filmografía del propio artista implicado; sin embargo, por primera vez se presentarán los referentes creativos, es decir, aquellas películas que le atraían y que influyeron en mayor o menor medida en su obra. En esta ocasión serán 22 títulos.

El primer acto de esta celebración será un conversatorio el día 24 de noviembre a las 3:00PM en el vestíbulo del cine Charles Chaplin con la participación de Daisy Granados, Eslinda Nuñez, Isabel Santos, Luisa María Jiménez, Aurora Basnuevo, Mario Limonta y Aramis Delgado, actrices y actores que trabajaron junto al director de títulos memorables como Lucía y Miel para Oshún.

Desde ese día se podrá apreciar la cuidadosa selección a la cual responde esta muestra de la Cinemateca, en consonancia con la sensibilidad y amplia cultura de Solás, capaz de asimilar o apropiarse de títulos de disímiles géneros, temas, cinematografías.

La primera etapa se distingue por el protagonismo de la Italia de posguerra, marcada por un movimiento neorrealista del que no pudo escapar un jovenzuelo Humberto -al igual que muchos cineastas de la generación fundacional del ICAIC-. Es por ello que el ciclo abre con Arroz amargo, la cinta de Giuseppe De Santis que le reveló la pasión por el arte gracias a la enigmática sensualidad de Silvana Mangano, su actriz preferida de siempre, y esa inusual mezcla de neorrealismo, intriga criminal, melodrama, documental obrerista y retrato social. También de este movimiento artístico llegan directores y filmes de culto como la trilogía de Luchino Visconti: Senso, Rocco y sus hermanos y Muerte en Venecia, obras que, a decir de Manolo Herrera, director de la Cinemateca de Cuba y cercano amigo, “despertaron su amor por el cine operático”.

Entre ‘los favoritos’ están también Umberto D, de Vittorio De Sica, y Ocho y medio, de Federico Fellini. El primero, lo mejor del mítico dúo Cesare Zavattini –guionista-/Vittorio De Sica –director-, es la síntesis de una nación devastada por la guerra en la que el pensionado Umberto Doménico Ferrari intenta sobrevivir junto a su perro. Mientras en el segundo, Guido Anselmi recuerda la imagen del astro Marcello Mastroianni representando a un director de cine en crisis creativa, la lucha eterna por la superación personal. Se trata de una obra reflexiva, con elementos satíricos y biográficos. La metáfora de este largometraje inspiró a Solás para su Festival de Cine Pobre, cuya música es precisamente el tema principal de la cinta; explícita alegoría al pensamiento y los modos de producción que defiende su certamen.

Al director de Lucía se le recuerda, sobre todo, por sus mujeres: Amada, Manuela, Cecilia… y otros títulos donde siempre ofreció liderazgo y fuerza a los personajes femeninos; damas tremendas, irreverentes, con carácter, sensibilidad y pasión.

Para construir estas protagonistas Humberto tomó de otras que le impactaron, en especial de la ya citada Silvana Mangano, quien por los ya distantes años cincuenta mostraba una belleza alejada de los estereotipos que posteriormente impuso el patrón hollywoodense. Es por ello que el homenaje incluye a su vez Las amigas, de Michelangelo Antonioni, y La dama del perrito, de Iosif Jeifits, películas que ubican al centro de sus respectivas tramas caracteres femeninos bien hilvanados.

Para su segunda etapa -entre el 22 y el 28 de diciembre- el ciclo se torna más diverso, pues se mezclan clásicos de varias cinematografías: francesa, estadounidense, sueca, e incluso, cubana, cuyo único exponente es La última cena, de Tomás -“Titón”- Gutiérrez Alea, quien se suma a Solás para ser considerados los dos grandes nombres del celuloide insular.

En diciembre el homenaje abre con Fresas silvestres, la obra maestra de Ingmar Bergman, donde el sueco lleva a la máxima expresión su preocupación por temas existenciales humanos. A partir del viaje del profesor Isak Borg -interpretado por Victor Sjöström- desde Estocolmo hacia Lund en busca de su título honoris causa se visualiza un recorrido al interior de su vida, donde reflexiona sobre las frustradas relaciones con sus seres queridos. También de este director se exhibe Sonata de otoño, el último filme de Ingrid Bergman, otra de esas divas que hechizara a Humberto.

Del musical se proyectarán dos de sus mejores creaciones: Los caballeros las prefieren rubias y Cantando en la lluvia, obras que ilustran la versatilidad de iconos como Marilyn Monroe y Gene Kelly -respectivamente-, por entonces en la cúspide de sus carreras. Mientras del rey del suspense Alfred Hitchcock llega su necesaria Vértigo.

Cierra el homenaje Hiroshima mi amor, cinta donde el francés Alain Resnais logra representar con singular belleza el amor. La noche que comparte la actriz gala y su amante japonés recuerda por momentos el poético romance de Un día de noviembre en su lirismo, nostalgia y candidez.

Suspense, temas más sociales, ciencia ficción, musicales; del neorrealismo, la nueva ola y otros movimientos estéticos… Humberto Solás fue un director con referentes muy diversos, los cuales asimiló y llevó al contexto cubano y su personalísimo imaginario. Estos 22 títulos que hoy le recuerdan son un modo también de descubrirle, de comprender su pensamiento y su cine.

Fuente: Cubacine