miércoles, 16 de octubre de 2013

Retrospectiva homenaje a Manuel Octavio Gómez e Idalia Anreus del 15 al 22 de octubre en la sala Chaplin, La Habana.

Ustedes tienen la palabra (1973), de Manuel Octavio Gómez

Por Antonio Mazón Robau

El director Manuel Octavio Gómez (1934-1988) es uno de los realizadores más importantes del cine nacional. A través de su breve filmografía demostró una capacidad de riesgo pocas veces vista en la producción cinematográfica de la isla.

En su juventud, Gómez realizó estudios de publicidad, periodismo y dramaturgia; asimismo fue miembro del cineclub de la sociedad cultural “Nuestro Tiempo” y del cineclub “Visión”. Al triunfar la Revolución, en 1959, se incorporó a la sección fílmica de la Dirección de Cultura del Ejército Rebelde como asistente de dirección, y ese mismo año se convirtió en fundador del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Durante los primeros años de su incorporación a la recién creada industria cinematográfica nacional, Gómez fue asistente de dirección en documentales como Esta tierra nuestra o La vivienda (1960), dirigió sus primeros documentales ―El tejedor de yarey (1959), El agua (1960)―, y fungió como asistente del director Tomás Gutiérrez Alea en el primer largometraje rodado por el Instituto: Historias de la Revolución(1960).

El futuro realizador de importantes largometrajes filmó, por esta época, el antológico documental Historia de una batalla (1962), acerca de la Campaña de Alfabetización. Esta será su primera obra relevante y poco después rodará un corto de ficción, El encuentro (1965), que antecede a su debut como director de largometrajes de ficción, que se producirá en el mismo año con La salación (1965). Con este filme debuta en la pantalla su esposa Idalia Anreus (1932-1998), reconocida actriz teatral y protagonista de la mayoría de sus cintas, además de otros títulos emblemáticos del cine cubano como Lucía. A ella también le dedicamos este homenaje.

La primera película a destacar de Manuel Octavio Gómez será Tulipa (1967), adaptación de la piezaRecuerdos de Tulipa, de Reguera Saumell, interpretada por Anreus y por quien se convertiría en el rostro más conocido del cine cubano: Daisy Granados.

Dos años más tarde, rodará el filme más importante de su carrera y uno de los más significativos de todo el cine cubano: La primera carga al machete (1969), premiado en Venecia y Bélgica. Esta cinta utiliza recursos del cine contemporáneo ―cámara en mano, sonido directo― y fotografía de altos contrastes. Es, en esencia, una suerte de filme-encuesta sobre el inicio de la Guerra de los Diez Años (1868-1878), importante pasaje de nuestra historia. Luego vendría Los días del agua (1971), primera película en color del cineasta y otro notable título de su filmografía en el que se da cita nuevamente el afán experimental del creador.  Protagonizada en el papel central por Anreus, la película se acerca a un personaje de la historia y la cultura popular cubanas, Antoñica Izquierdo, quien ―según se dice― curaba cualquier dolencia con agua.

Ustedes tienen la palabra (1973), filme de clara vocación conceptual y de tema contemporáneo ―la responsabilidad colectiva e individual―, es otro título de interés en la carrera del realizador. Posteriormente dirigirá La tierra y el cielo (1976), basada en un relato de Antonio Benítez Rojo, y Una mujer, un hombre, una ciudad... (1978), filmada en la ciudad de Nuevitas; pero la experimentación y las búsquedas formales del director se apreciarán mejor en Patakín (1982), musical con personajes de la cultura afrocubana que no fue bien recibido por la crítica.

Los dos títulos siguientes en la carrera del cineasta serán coproducciones: El señor presidente (1983), adaptación de la novela homónima de Miguel Ángel Asturias realizada en coproducción con compañías productoras de Francia y Nicaragua; y Gallego (1987), coproducción cubano-española interpretada por Sancho Gracia, Jorge Sanz y Paco Rabal, acerca de un emigrante español en la Isla a partir de la novela de igual título de Miguel Barnet. Esta cinta cierra la filmografía de Manuel Octavio Gómez, quien fallecerá prematuramente al año siguiente pero dejará para la posteridad un conjunto de filmes de honda significación en el cine nacional.   
                      
(10 – 16 / 09 / 2013)