jueves, 4 de diciembre de 2014

La Habana abre sus puertas al cine latinoamericano

Por Hilda Rosa Guerra Márquez
Foto: Paco Bou

La trigésimo sexta edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana se celebrará del 4 al 14 de diciembre próximo.

Como cada año, cineastas de todo el subcontinente se darán cita en la capital cubana no solo para concursar, sino para ver cine, discutirlo, pensarlo, respirarlo y sentirlo.

Un total de 116 filmes estarán en concurso, de ellos 21 en la categoría largometrajes de ficción. La lista la integran, entre otros, Relatos salvajes, de Argentina; Ruta 47, de Brasil; La voz en off, de Chile; Tierra en la lengua, de Colombia; Conducta, de Cuba y Viento aparte, de México.

Igual cantidad de películas -21- optan por el Coral a mejor ópera prima. Vestido de novia, de Marilyn Solaya, es la representante del patio en esta categoría. No obstante, los cinéfilos podrán disfrutar, además, de La salada (Juan Martín Hsu, Argentina); Permanencia (Leonardo Lacca, Brasil); El cordero (Juan Francisco Olea, Chile), Gente de bien (Franco Lolli, Colombia), Feriado (Diego Araujo, Ecuador) y muchos más.

Como número de suerte aparece el 21 en esta edición, pues dicha cifra también marca la cantidad de cortos y mediometrajes de ficción que concursan en este festival. No sé María (Paula Grinszpan, Argentina); El club (Allan Ribeiro, Brasil); La última cena (Felipe Matías, Chile); Upstairs (Enrique Pineda Barnet, Cuba); Souvenir (Alejandro Rocchi y Marco Bentancor, Uruguay) y Eustacia (Diego Camilo Figueroa, Venezuela), son algunos de ellos.

El misterio de las manos de Juan Domingo Perón, el Che y Víctor Jara; la vida del destacado periodista de investigación argentino Rogelio García Lupo; la violencia y corrupción policial en Río de Janeiro; y la obra de Samuel Feijóo a través del universo visual y conceptual de la revista Signos, están entre las 30 historias que los amantes del cine documental tendrán a su disposición.

¡Luces, cámara, animación! 23 filmes se disputarán el Coral en este segmento: ¡Yo te quiero! (Argentina), El don (Julio Pot, Chile), Desterrada (Diego Guerra, Colombia), Meñique (Ernesto Padrón, Cuba), El trompetista (Raúl Morales Reyes, México) y Chirino (Jean-Charles L´Ami, Venezuela) son varios de los protagonistas.

Las salas oscuras de La Habana acogerán, además, tres largometrajes de ficción y uno documental fuera de concurso: El ardor, de Pablo Fendrik (Argentina, México, EE.UU., Francia, Brasil); Aún estamos vivos, dirigido por Carmen Castillo Echeverría (Francia); Todos se van, bajo la tutela de Sergio Cabrera (Colombia); y la recién estrenada Contigo pan y cebolla, del director cubano Juan Carlos Cremata.

Si todavía no es suficiente para los seguidores del séptimo arte latinoamericano, el menú incluye otras secciones de exhibición como A sala llena, La hora del corto, Ciudades y otros paisajes, Los colores de la diversidad, Cuestión de fe, Memoria, Éxodos y A media noche.

Veinticinco guiones inéditos también esperan ansiosos su premiación este año. Por la parte nacional compiten La Virgen de la Caridad, de Enrique Pineda Barnet y Carlos Barba Salva; Nido de mantis, de Arturo Sotto; Pink Smoke, de Ernesto Daranas y Santa y Delfín, de Carlos Lechuga.

Por otra parte, el inolvidable Gabriel García Márquez, y los cineastas uruguayo y austriaco Mario Handler y Ulrico Seidl, respectivamente, serán homenajeados en esta fiesta del cine latino, que, como de costumbre, brindará presentaciones de libros y revistas, seminarios y conferencias.

Dentro de estos últimos están La serie televisiva: un nuevo paradigma audiovisual, que propone reflexionar sobre esa parte del imaginario colectivo de nuestra época que son las series de televisión; y Theodor Christensen “Tijera dorada”, sobre el realizador, teórico, crítico, profesor y activista político Christensen, eminente documentalista cuyo magisterio resultó decisivo en la llamada cubana escuela cubana de los sesenta.

En fin, que durante diez días La Habana respirará cine latinoamericano y mundial del pasado, presente y futuro, por qué no. Ficción, documental y animación le ofrecerán al público una amplia y variada gama de imágenes, sonidos, palabras y emociones. Solo queda esperar entonces su comienzo.

Fuente: Cubacine